Si estás aquí, es porque puede que quieras crecer profesionalmente como un desarrollador de aplicaciones. O quizá, eres el dueño de una empresa, y has entendido la importancia de una aplicación para aumentar tus ventas, productividad y administración de tu negocio. Pero ambos casos, no sabes cómo empezar este proyecto, ni qué debes hacer para desarrollar una aplicación. 

Si esto es así, has llegado al lugar correcto. Aunque desarrollar aplicaciones no es una tarea fácil, tener luz con respecto a sus procesos, será de gran ayuda para que puedas transitar este camino con éxito.  Quédate con nosotros. En este artículo, te enseñaremos cómo desarrollar una app móvil, en 5 sencillos pasos. 

Define tu aplicación preferida

Todo el proyecto comienza con tener una idea. Si estás aquí, es porque posiblemente ya tienes una idea y quieres desarrollarla. 

Pero tener una idea no es suficiente. Debes definir con más precisión la aplicación, y todo lo que gira en torno a ella.  Primero, aclara el público al que va a dirigirse el producto. ¿Quién será tu consumidor ideal? ¿Qué necesidades tiene? ¿Tu aplicación cubrirá esa necesidad? Todas esas apps que tanto te encantan porque son útiles, pasaron por este proceso, y pensaron en alguien como tú. Incluso, esto te permitirá saber la demanda que existe en el mercado hacia aplicaciones parecidas a la que quieres crear. 

Luego, establece los objetivos. ¿Qué quieres lograr con tu aplicación? ¿Qué va a cubrir? Después de tener esto listo, puedes precisar la manera en cómo alcanzarás esos objetivos, y qué hará tu aplicación. Una vez que tengas claridad en esto, puedes hacer un boceto de tu aplicación. Tener esto concretado es vital para crear una aplicación exitosa. 

Realiza la parte de programación

Ahora, puedes comenzar con todo el proceso de programación. Todo esto incluye el proceso de escribir código, compilarlo, y depurarlo. Además, aquí también tendrás que definir la base de datos, o el backend. 

Este es uno de los procesos más complejos en el desarrollo de aplicaciones, pero, sin duda alguna, el más importante. Esto es así, porque aquí se desarrolla el funcionamiento de la aplicación. Puedes contratar a varios desarrolladores, o estudiar y hacerlo por tu cuenta. 

Diseña la parte visual

Después de que toda la parte de programación esté lista, ahora debes crear el diseño de la aplicación. En este paso, es recomendable que se encargue un diseñador, mucho mejor si está especializado en experiencia de usuario

La parte visual también es una parte vital en la creación de aplicaciones. Primero, porque el diseño comunica el funcionamiento de la app al usuario. Por eso, la interfaz debe ser fácil de entender, y sencilla de usar. Un diseño muy complicado es desagradable para las personas, y esto hará que pierdas muchos usuarios. 

Por otro lado, la paleta de colores, los botones, y el diseño que decidas utilizar hablará mucho de tú marca, sea empresarial o personal, y ofrecerá una experiencia emocionante a las personas. La gente siempre relacionara su experiencia de su usuario en la aplicación, con la marca que la creó. Una aplicación bien diseñada, te asegurará clientes en el futuro para otras aplicaciones. 

Evalúa el producto

Una vez terminado el diseño, la aplicación debe pasar por un proceso de prueba. Siempre faltan pequeños detalles que ajustar, y pequeñas cosas que se pueden mejorar.  Puedes pedirle a tus amigos o familiares, que prueben la aplicación. Incluso, puedes contratar a un probador, personas especializadas en evaluar estos tipos de productos. 

Nota: No vendas tu producto, ni lo ofrezcas a clientes potenciales, hasta no haber pasado por este proceso. Un pequeño error podría costarte muy caro. 

Promociona y vende la app

Ahora que tienes tu producto listo, es hora de promocionarlo y venderlo. Puedes hacerlo por iOS o por la playstore de Android, o por ambos, dependiendo hacia donde hayas dirigido tu aplicación. Sigue estos pasos, y te deseamos mucho éxito en el desarrollo de tu aplicación.